Programas sociales serán vigilados por beneficiarios

19 de septiembre del 2019
  • Mediante la Contraloría Social en dependencias y organismos del Estado
  • Se dará seguimiento al recurso de 16 programas Federales
Los beneficiarios de los programas de desarrollo social serán quienes den seguimiento, supervisen y vigilen la correcta aplicación de los recursos públicos en el presente ejercicio fiscal, expresó Raquel Leila Arreola Fallad, secretaria de Contraloría del Estado (SECOED) al celebrarse la firma de Programas Estatales de Trabajo 2019.

Expuso que la Contraloría Social se ha trabajado en los últimos años bajo un esquema de cooperación interinstitucional de las dependencias federales, estatales y municipales con la Secretaría de la Función Pública (SFP) y para este año, el Órgano Estatal de Control  firmó con dicha instancia 16 programas federales.

Destacó que la Contraloría Social, mediante un modelo de derechos y compromisos ciudadanos, contribuye a que la gestión gubernamental y el manejo de los recursos públicos se realicen en términos de transparencia, eficacia, legalidad, honradez y rendición de cuentas.

Por su parte, Rubén Solís Ríos, rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), reconoció a la Contraloría Social como un mecanismo de apoyo para garantizar que se ejerzan los recursos de manera adecuada, y es por ello que rindió protesta el Comité de Contraloría Social del Programa de Fortalecimiento a la Calidad Educativa Tipo Superior de esta casa de estudios.

También firmaron este acuerdo Rubén Calderón Luján, secretario de Educación (SEED); Socorro Soto Alanís, directora del Instituto de Cultura del Estado (ICED), Ana Karen Ávila Ceniceros, titular del Instituto Estatal del Deporte (IED) y Rafael Sarmiento Álvarez, director de la Comisión del Agua del Estado (CAED).

Que dependencias y organismos estatales se sumen a esta iniciativa reafirma que la participación social es un factor imprescindible para que los beneficiarios se involucren en la vigilancia de la operación de los programas, concluyó Arreola Fallad.